En Guijuelo...

El jamón ibérico representa el alma de un pueblo, Guijuelo. La tradición de la actividad chacinera en esta villa es legendaria y se remonta muchos años atrás.

Esta localidad situada a más de 1.000m. de altura en el sudeste de la provincia de Salamanca, en las estribaciones de la Sierra de Gredos y la de Béjar, se convierte en un enclave único para el proceso de curación de jamones y embutidos, obteniendo una joya gastronómica a nivel mundial como es el auténtico Jamón de Guijuelo.

Un clima continental caracterizado por inviernos largos, fríos y secos, con veranos cortos y calurosos favorece la curación natural de nuestros productos.